Mostrando entradas con la etiqueta Las noches en las que el cielo era de color naranja. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Las noches en las que el cielo era de color naranja. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de noviembre de 2016

'LAS NOCHES EN LAS QUE EL CIELO ERA DE COLOR NARANJA' de Cristina Prada

Ficha de la novela:
Título: Las noches en las que el cielo era de color naranja
Autor: Cristina Prada
Editorial: Esencia (Planeta)
Idioma: Español
Fecha publicación ebook: 25 de octubre de 2016
Fecha publicación papel: 6 de octubre de 2016
Páginas: 448
Género: Romántica 
ASIN: B01JK2DMN0
ISBN-10: 8408161350
ISBN-13: 978-8408161356
Compra en: Librerías y cualquier plataforma

Sinopsis:
Sophie Silver es una chica normal que lleva una vida de lo más normal. Trabaja como camarera, pero su ilusión es ver publicada su primera novela. Lo más emocionante de su día a día lo protagoniza su amiga Sarah, quien acaba de recibir una beca de periodismo para marcharse a Kosovo, un país que, en pleno 2008, tiene mucho que contar.

Reese Montolivo, el chico del millón de dólares de la cadena de televisión ABC, ha visto demasiadas cosas que le impiden sentirse bien consigo mismo. Es arisco, arrogante, exigente y está desencantado del mundo. Ésa es su fachada y, aunque muchas chicas se empeñen en creer lo contrario, no hay nada más.

Cuando las cosas se tuercen para Sophie en Nueva York, decide empezar de cero y viajar hasta Kosovo con Sarah, sin imaginar todo lo que encontrará allí.

Sophie y Reese jamás sospecharon cuánto cambiarían sus vidas el día en que se encontraron por casualidad en Bryant Park. Ambos lucharán, sufrirán, reirán y tomarán las decisiones más difíciles de sus vidas. Todo por el sexo más increíble, salvaje y adictivo que hayan experimentado jamás. Todo por una historia de amor que los marcará para siempre. Todo en las noches en las que el cielo era de color naranja.


Booktrailer Las noches en las que el cielo era de color naranja de Cristina Prada

Mi opinión:
Tenía muchas ganas de leer esta novela que, solo con su portada, trasmite calidez, supongo que por el color de ésta. Tiene algo especial, cuando lees la novela, te das cuenta que refleja mucho de la historia que hay dentro. 

Es increíble cómo puede cambiar el destino, el cual parecía que ya estaba escrito, en apenas unos días y cómo la vida altera el rumbo de nuestro camino. Esto es lo que sucede con Sophie Silver, una escritora de 26 años que trabaja como camarera, con miras de que una editorial publique su primera novela romántica y de la colaboración como ponente en unas jornadas de la Universidad de Columbia. 

En casi una semana coincidirá con un desconocido en Bryant Park por el que está empezando a sentir una terrible obsesión, se vendrán abajo sus ilusiones que estaban casi a punto de convertirse en realidad, su mejor amiga se marcha a Kosovo con una beca de periodismo y descubre en una revista que ese desconocido es Resee Montolivo, un famoso presentador y antiguo corresponsal de guerra por el que siente una atracción que la lleva a no apartar sus ojos de él cuando lo ve y a tartamudear. ¡Y es que cualquiera lo haría con un hombre así a nuestro lado!


Collage creado por ©Blogliteraturabajolassábanas para
 la reseña de la novela Las noches en las que el cielo era de color naranja de Cristina Prada
Todo esto y una proposición de su mejor amiga le hacen en dos días tomar la decisión de preparar la maleta y coger un avión a Pristina para dejar atrás esa desilusión y buscar aventuras para su nueva novela. Lo que nunca esperaba es que allí al bajar del avión, volvería a encontrarse con su arisca obsesión. Y es que es un “ni conmigo ni para otros, pero sí contigo”. Reese la va a volver loca con sus actos, sus gestos, a veces muy tiernos y protectores, y otras muy bruscos y lejanos, pero siempre expectante de que ningún hombre se acerque a la escritora. ¡No hay quién lo entienda!, porque la atracción es mutua y hay una tensión sexual muy palpable entre ellos y en sus diálogos, aunque él se intentará mantener al margen. ¿Podrá conseguirlo? Uf, va a tenerlo muy difícil.

El proceso de documentación que hace la autora de la novela lo va entrelazando en la trama a lo largo de ésta, dotándola a la perfección de lo necesario en cada parte de la misma y en cada escena que los personajes viven en distintos lugares peligrosos del país. Las descripciones de las distintas zonas y ciudades donde trascurre la novela no son pesadas, sino muy precisas y muy necesarias para que nos sumerjamos en la sucesión de acontecimientos de la trama, pero además de lo que ocurrió en ese período de la historia. Esa forma de describir los lugares y paisajes en ciertas ocasiones nos traslada al horror que han vivido sus habitantes y al sufrimiento de un pueblo que necesita un futuro, uno en paz, sin guerras, sin muertes. 

Nos cuenta también cómo fue el trabajo de los soldados desplazados allí, su día a día y ese «conflicto militarizado» supervisado por la OTAN y las Naciones Unidas por el que pasó Kosovo en esa época; quizá muy alejado de lo que debía haber sido, de esa paz y de esa protección de su enemigo vecino que hasta hace nada ambos eran miembros de una misma nación, aunque no siempre lo que parece o la imagen que quieran dar al resto del mundo es la verdadera. También veremos cómo es el día a día de los periodistas que cubren las noticias y los acontecimientos que surgen en cada instante en un país con esta situación. Nos dará una visión de cómo la Cruz Roja también desempeña una labor excepcional, dentro de sus posibilidades, y Sophie, al ayudar a Milo, nos sumergirá en el drama que viven muchas mujeres que han sufrido en su propia piel los horrores de la guerra y de la crueldad de del ser humano, por llamarlos de alguna manera. 

La novela está narrada desde el punto de vista de Sophie, en primera persona y en presente. Nos da su visión de primera mano, pero me hubiese gustado meterme también en el corazón y en la mente de Reese a lo largo de sus páginas, aunque al final me ha sorprendido la autora. Utiliza un lenguaje muy ligero, fácil de leer, utilizando palabras técnicas en los casos que son requeridas sin resultar redundantes, con una prosa muy definida y que identifica a la autora muy fielmente, dotando a la historia de una magnífica trama que acompaña al romance de nuestros protagonistas y que será muy necesaria para entender por qué Reese es así.

La misión del lector será conocer qué hay detrás en ese hombre, aparentemente tan gilipollas y con ese carácter tan agrio y despreciable hacia los demás, y qué guarda en el interior de su corazón tan herido y cuál es su historia. Su forma de tratar a los demás es una forma de protegerse, de que no le hagan daño, por eso no se da a los demás y es así de antipático y tan poco amable con los que lo rodean. Con la escritora tiene un vínculo especial y, para él, ella es transparente, puesto que sabe por sus gestos y su forma de actuar y de hablar qué pasa por su mente y qué siente. ¡Es tan obvio! En parte, se comporta con ella como un cabrón, un mandón autoritario, es muy desconsiderado, y la saca de sus casillas haciendo que ella experimente la rabia cada dos por tres por las frasecitas que le suelta; sin embargo, todo eso unido a otros sentimientos, que sentirá por la cercanía a él, hará que se enamoré perdidamente del chico del millón de dólares. ¡No es para menos! Las lectoras caeremos rendidas a sus pies, aunque sea increíblemente odioso. Ese jueguecito que se trae con ella, ahora una de cal y luego una de arena, le pasará factura a nuestro atractivo protagonista. Reese dará con la horma de su zapato: Sophie; la mujer que hará que pierda el control sobre sí mismo, la que lo salvará de ese laberinto donde se encuentra perdido, la mujer que será su hogar.


Fanart creado por ©Blogliteraturabajolassábanas para
 la reseña de la novela Las noches en las que el cielo era de color naranja de Cristina Prada
Una historia romántica en el marco doloroso de un país que sufre y que quiere resurgir de su dolor, de sus cenizas y de la pérdida de sus seres queridos, que cambiará a Reese y a Sophie, a cada uno de una forma distinta, los llevará a ser mejores, a encontrarse a sí mismos, a sacrificarse por un amor incondicional y los envolverá colmándoles de amor en esas noches en las que el cielo era de color naranja. 

Las noches en las que el cielo era de color naranja es un viaje a Kosovo, a la felicidad y la realidad, en el que acompañaremos a Reese y Sophie a través de sus sentimientos, de la música que escuchan, de la amistad y sus duras vivencias. Nos guiarán hacia ese destino de amor incondicional con mucha provocación, valentía y pasión.


P.D.: Cristina, gracias por recordarme a mi Alain Delon, del cual veía todas sus películas en mi niñez. Estaba enamorada de ese francés y no me perdía ninguna de las que echaban en la tele, con las que me quedaba totalmente embobada. Ese hombre era uno de los actores guapos del momento, ja, ja, ja, y yo estaba totalmente loca por él.